3 de agosto de 2017

Una Pastelería en Tokio

Tokue, Sentaro y Wakana son tres personas solitarias, con sus propios demonios y problemas personales, que el destino hará que se encuentren en un pequeño local donde se preparan dorayakis que, curiosamente, está regentado por Sentaro, un hombre casi de mediana edad muy reservado. El día que Tokue visita su local por primera vez, empezará a cambiarle la vida.

Una Pastelería en Tokio me resultó una buena película, aunque lenta y pausada, pero plagada de momentos sencillos y melancólicos que harán que los sentimientos fluyan durante todo el metraje; que, por cierto, me pareció un tanto largo. Aquí se le contará al público sobre la importancia de la vida y de aprovechar al máximo cada segundo, disfrutando de esos pequeños momentos que hacen de la vida tan especial. Es por esas pequeñas cosas que colman la película, que le darán un toque nostálgico.

Para mí, que no conocía esta película y que, por el título, pensé que iba a ser un pastel... fue un descubrimiento porque es todo lo contrario. Es un dramón lento centrado en los problemas de los tres protagonistas. Además, pienso que el título no pega mucho con el argumento. Hubiera estado bien que le dejaran el original (An), puesto que le da más sentido a la historia al referirse a la pasta de judías rojas (anko) que llevan dentro los dorayakis. Algo muy importante al comienzo de la trama.

En definitiva... No creo que sea un imprescindible pero, como ya dije, no está nada mal. Hace parecer que es sencilla y simple, aunque no lo es. Si la véis, preparad un buen paquete de pañuelos al lado vuestro. Lo váis a necesitar ^^


3 comentarios:

Ritsuka-chan dijo...

Tiene pinta de ser la típica película japonesa, lenta y con mucho sentimiento, no esta en mis planes el verla pero bueno no la descarto

Scarlet dijo...

Reconozco que la vi porque la pusieron en la tv. Hasta ese momento, no la conocía... Para una de esas poquitas veces que ponen una peli japo, me lancé. La curiosidad me comía xD

AtrejuWhetu dijo...

La pusieron mucho tiempo en los únicos cines diminutos de atre y ensayo de mi ciudad, pero al igual que con Nuestra hermana pequeña, no tuve oportunidad de verla. :( T__T